Diatermia

Termoterapia Profunda

La electroterapia ha conseguido con la técnica de la Diatermia producir un estado de fiebre local, un calentamiento intenso, prolongado y dirigido. La alta frecuencia es la modalidad de corriente que lo ha permitido.

A finales del siglo XIX Jacques Arsène d’Arsonval fisiólogo e inventor francés, recomendaba la aplicación de corrientes de alta frecuencia con fines terapéuticos, aunque creyese que los efectos térmicos eran en sí mismo efectos secundarios indeseados, aún faltaría un tiempo hasta que llegaran a considerarse el principal factor terapéutico de las corrientes alternas de alta frecuencia.

Si ha habido algún genio en el Siglo XX con el que el reconocimiento oficial ha sido esquivo, ese ha sido precisamente a quien debemos la posibilidad de los equipos de Diatermia, Nikola Tesla fue el ingeniero que puso las bases para la elaboración de todo tipo de equipos de alta frecuencia terapéuticos, sus experimentos con las corrientes alternas son los que nos permiten en la actualidad disponer de una eficaz termoterapia profunda.

Al comienzo supuso una sorpresa el que un determinado tipo de corrientes fuera capaz de calentar en profundidad los tejidos sobre los que actuaba, las pruebas realizadas en animales lo demostraron fuera de toda duda, más complejo fue el crear equipos de tratamiento que aprovecharan este efecto para aplicarlos al ser humano con toda seguridad.

Fueron precisamente Von Zeyneck en primer lugar y posteriormente Nagelschmidt quienes dieron valor a los efectos térmicos de la alta frecuencia y por eso se los considera los responsables de la creación de la Diatermia como terapia esencial dentro de las terapias físicas, especialmente Von Zeyneck ya que fue el primero en usar un equipo diseñado para uso clínico con buenos resultados. Ya desde el comienzo la paternidad de esta técnica tan eficaz fue muy discutida, aunque en el momento presente no cabe duda acerca de que el primero que mandó construir equipos eficientes y comprobó fehacientemente su uso terapéutico fue sin duda Von Zeyneck.

Es indudable que el equipamiento de electroterapia en la primera y segunda década del siglo XX dejaba mucho que desear, pero aun así se obtenían resultados excepcionales que no eran posibles por otros medios. Desde los comienzos de la Diatermia ha pasado más de un siglo, en la actualidad los equipos son más eficaces y seguros, pero es gracias a los creadores y difusores de esta técnica que podemos disponer hoy en día de un equipamiento excepcional que sin Nikola Tesla y Von Zeyneck no estaría a nuestro alcance.

Desde 1911 se aplica la Diatermia con eficacia como medio de obtener efectos térmicos profundos en el cuerpo humano, las corrientes de alta frecuencia se vienen utilizando desde entonces como un tipo muy especial de terapia física capaz de producir un efecto endotérmico controlado.

Los resultados logrados son tan buenos como el Fisioterapeuta que los aplica, la técnica de la Diatermia capacitiva es tan eficaz que con muy poca formación es posible obtener buenos resultados en múltiples patologías, sin embargo cuando los Fisioterapeutas disponen de información extra que les permite profundizar en la técnica los resultados llegan a ser excepcionales.

Poder disponer de diversas formas de aplicación: coplanar, longitudinal o transversal, varios tipos de electrodos e intensidades, nos permiten actuar de forma específica y en el lugar concreto que deseamos como ningún otro tipo de termoterapia.

Los Fisioterapeutas que llevamos décadas aplicando la Diatermia profunda hemos podido verificar resultados que a otros sorprenden, hernias discales previstas de intervención que tras diatermizar se posponen y llega a evitarse la cirugía porque los síntomas desaparecen, pacientes que acuden para poder soportar el dolor de la rodilla hasta su intervención programada para implantarle una prótesis y que tras varias sesiones la mejoría de los síntomas es tal que se deja en suspenso la intervención.

La Diatermia capacitiva como medio de termo penetración es en nuestros días un medio inigualable para producir ese estado de calor profundo, febril, ese tipo de calor controlado y dirigido es el que necesitamos tener los Fisioterapeutas a nuestra disposición para tratar una amplia gama de patologías. Aunque la Diatermia se ha aplicado con eficacia desde hace principios del siglo XX, el conocimiento de su eficacia se ha difundido ampliamente entre la población recientemente, en cierto modo no disponer de esta técnica implica carecer de una herramienta fundamental de la electroterapia más resolutiva.

Desde el comienzo se verificó que las corrientes de alta frecuencia no producían estimulo alguno de contracción muscular, no hay ninguna respuesta motora, lo que sí ocurre en determinadas condiciones con las corrientes de baja y media frecuencia tales como el tens, ems, galvánicas, interferenciales, etc., justamente esa respuesta motora con bajas intensidades les incapacita para trabajar con grandes cantidades de energía. La diatermia provoca potentes cambios fisiológicos precisamente porque trabaja con la suficiente energía como para conseguirlo.

Con la alta frecuencia diatérmica podemos actuar con una energía muy alta y localizada en la parte del cuerpo que seleccionamos con la finalidad de provocar cambios metabólicos. La diatermia capacitiva opera con potencias de 100 W e intensidades que superan el amperio, las cuales se transforman en el interior de cuerpo en energía calorífica lo cual producirá una sensación térmica muy elevada. Es lo más parecido a un estado febril obtenido a voluntad permitiéndonos controlar el lugar, tiempo y la temperatura que se produce.

Es precisamente ese potente calor profundo lo que hace que al comienzo de usar esta técnica se la bautizara como endotermia, termo penetración, hipertermia y ya posteriormente Diatermia, que es el término aceptado en la actualidad en sus dos modalidades: capacitiva y resistiva. De todos modos no está de más destacar que quizás de entre todos los nombres del pasado y presente el que define mejor esta técnica es endotermia pues de forma breve pone de manifiesto que el calor no atraviesa el cuerpo desde una fuente externa sino que se produce directamente en su interior. En el momento presente la Diatermia se define como una técnica de Fisioterapia que logra un calentamiento profundo por medio de la aplicación de corrientes de alta frecuencia.

La mayoría de las patologías que tratamos los fisioterapeutas tienen que ver con un aumento del tono muscular, la cual es causa o consecuencia de las citadas patologías, como por ejemplo las tendinitis, fascitis, bursitis, contracturas, epicondilitis…etc. Todas ellas generan dolor y por tanto una contractura refleja, cuando el tejido muscular se ve sometido a un exceso de tensión y no puede volver a la situación de reposo, manteniendo un estado de acortamiento, se produce un paso de sol a gel en los coloides del tejido muscular, al realizar una exploración percibiremos el músculo con unos nódulos que incluso parece que podemos desplazar y hay una especie de crepitación al realizar presión la cual resulta dolorosa al paciente, es lo que conocemos como Miogelosis, si conseguimos disminuir el exceso de tensión muscular se reducirá la sobrecarga sobre el músculo y el tendón, alcanzando evoluciones muy positivas en las patologías a tratar.

La diatermia capacitiva entra dentro de la gama de lo que se considera como termoterapia. Lo que ocurre es que obtiene resultados que no se consiguen con la termoterapia clásica. Los Fisioterapeutas disponemos de un amplio arsenal de técnicas para producir el calentamiento de un tejido, ya sea con la finalidad de relajar, conseguir disminuir el dolor, aumentar la circulación, etc.

Existen diversos métodos de aplicación:

  1. Por contacto: compresas, parafangos, parafinas… la técnica de contacto es la más usada y económica.
  2. Por irradiación: onda corta, ultracorta, infrarrojos, ultravioleta.
  3. Por convección. La cual implica un doble contacto, por ejemplo cuando caliento aire y éste el tejido a calentar.
  4. Mecánica: masaje, ultrasonidos, vibroterapia.
  5. Por Conversión. En la cual se basa la endotermia o Diatermia Capacitiva. Hay una transformación de un campo electromagnético en calor profundo, el tejido situado entre el electrodo activo y la placa pasiva se ve sometido a un campo de alta frecuencia que hace oscilar sus componentes más íntimos, iones y moléculas reaccionan frente a ese campo que se convierte en una fuerza electromotriz y ese movimiento en calor.

Abrir chat
Solicita tu Cita Médica Aquí